Featured

Conversaciones con el más allá


Día a día veo mi timeline de facebook y me doy cuenta de que antes vivíamos en tiempos más sencillos. Tiempos en los cuales no había que seguir a la manada para sobresalir de ella, sino que cada uno tenía su propia personalidad. Tiempos en los cuales bastaba comerse una cucharada de canela en polvo, tomarse 3 litros de leche de un solo trago o simplemente echarse un baldazo de agua helada en la cabeza para ser cool (y no estoy hablando precisamente de la justicia indígena, dejemos a la ortiga fuera de esto).

Qué tenemos ahora? Pactos con el más allá, invocaciones demoníacas y rituales a la luz de la luna acompañados de cacofónicos sonidos provenientes de cantautores románticos guatemaltecos. Hemos cambiado como sociedad. No nos hace falta solo auto flagelarnos, sino también compartir nuestras estupideces con el resto (por cierto, comparte este artículo con TODO el mundo, no seas egoísta) y arruinar la paz y tranquilidad de los espíritus del inframundo.

Es así que el día de hoy, querido lector, te voy a hablar de un alma atormentada traída desde la ciudad de Guanajuato D.F. que se encuentra atormentando a las consciencias puercas de los seres humanos. Su nombre es Carlos (Carlitos para los panas, Charlie para los bilingües), y al parecer invocarlo es la última moda de Internet.

Les presento a “Charlie Charlie”, el último grito de la moda en la web. Consiste en colocar un papel con 4 cuadrantes y llenarlos con las palabras “SI” y “NO” en orden alterno. Luego de esto, sobre los bordes de dichos cuadros colocaremos lápices (de preferencia amarillos, al demonio no le va bien el color rojo) cruzados en forma de… cruz, obviamente. Posterior a este proceso tan complejo de invocación de espíritus, descrito en el Necromicón (página 8, luego de la sección “Diez tips de belleza para tu próxima fiesta de Halloween”) procederemos a emitir las siguientes palabras mágicas:

Charlie, Charlie... Estás aquí?
Charlie, Charlie… Estás aquí?

Luego de decir estas palabras prepárate para sufrir la experiencia paranormal más intensa de tu vida. Aunque no lo creas el lápiz superior comenzará a moverse lentamente hasta señalar el “SI” o “NO” de uno de los cuadrantes. Una vez establecida esta conexión con el más allá podemos preguntar lo que queramos. Reto a los lectores a comprobar esta diabólica técnica en este mismo instante. No se preocupen. Yo espero…

Nota del autor: Con el párrafo anterior no estoy sugiriendo que hagan esto. Es tan solo un reto como esos retos que se hacen los niños en la escuela primaria (Ejemplo: Si te comes un moco te doy un dolar). Además es solo un recurso narrativo! Si luego les jala de las patas en la noche algún ente del mas allá no me echen la culpa ni le digan donde vivo.

 


 

Qué les pareció? Lo hicieron correctamente? Se lo creyeron? Pues felicidades! Ustedes, queridos lectores, son ahora parte del selecto grupo de personas que han ignorado miles de años de estudio científico de las leyes físicas que rigen el universo para dar paso a la creencia de un mariachi con cuernos. ¿Pero qué es esto? Al parecer todos lo hacen y el lápiz se mueve solo! BRUJERÍA!

En este momento de pánico te invito a tí, culto lector, a que presiones el pedal de embrague del San Remo de tus pensamientos y que lo encamines hacia senderos menos complejos. Te voy a detallar algunos de los puntos por los cuales este satánico juego es totalmente falso:

  • Como todos sabemos, ningún espíritu maligno coherente se va a poner un nombre como Carlos (o Charlie). Eso es prohibido en la sociedad demoníaca, tipificado en el artículo 13, inciso 6 del CODP (Código Orgánico Demoníaco Penal) que dice claramente: “Se castigará con una multa de 15 salarios mínimos vitales al uso de nombres humanos para tareas de contacto paranormal”. Es por esto que la mayoría de demonios toman nombres como “Beelzebú”, “Baal” o “Copito de nieve”. Cualquiera de estos nombres es aceptado… Pero Carlos??? CARLOS??? (por cierto, saludos a todos los Carlos!)
  • Así mismo, conocemos que Mexico tiene una larga historia cultural, con civilizaciones ancestrales y costumbres plenamente establecidas. Una de estas costumbres es nombrar varios elementos históricos y/o ciudades con difíciles fonemas como “Popocateptltltlt” o “Chilpantzingo” (ni siquiera puedo escribirlos). Por lo tanto un demonio ancestral mexicano tomaría un nombre como “Aspthcotlapoyotlo”. (por cierto, saludos al pueblo Mexicano!)
610_03_2
Aspthcotlapoyotlo, Dios de las Culebras y los Tambores
  • Según las leyes de la física básica existe una fuerza de atracción invisible que nos mantiene pegados a la tierra llamada “Gravedad”. Esta atracción es lo bastante fuerte para que te rompas la cabeza si te caes en la ducha, o para que dejes de lado tus sueños de volar sin drogas. Los lápices apoyados en un minúsculo punto son susceptibles a muchísimas fuerzas externas, como el aliento de dragón de la persona que dice “Charlie Charlie, estás aquí?” o minúsculos movimientos de la mesa. O simplemente a esta gran fuerza llamada Gravedad. Esto combinado con campos magnéticos que influyen sobre la mina de grafito del lápiz produce un coctel de ciencia que hace que se mueva el lápiz por cualquiera de estos estímulos. (por cierto, saludos a Newton!)
  • Finalmente, creen que un demonio tiene tiempo para esto? Ellos están más ocupados vendiendo armas a Kony o jugando monopolio (ese juego sí es diabólico, desata el maldito animal que todos llevamos dentro) como para estar respondiendo cuál es el integrante más guapo de One Direction o si cuál de los dos, Sandy o Papo se murió. (saludos Papo!)
La maldad encarnada
La maldad encarnada

Eso queridos amigos. Si ven a alguien haciendo este famoso reto de Charlie Charlie, notifíquenlo de inmediato a las autoridades pertinentes… O mejor tomen justicia por sus propias manos, que va a ser más provechoso.

El Cuy ha hablado!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *